Albóndigas ibéricas con salsa de tomate

La carne del cerdo ibérico es una de las más versátiles del mercado. Se puede utilizar para guisos, para cocinar a la plancha, para picar… ¡y mucho más! Hoy os traemos uno de los grandes clásicos con el que se triunfa en la mesa sí o sí: las albóndigas ibéricas en salsa de tomate, ¿te animas a prepararlas?

INGREDIENTES 

Para las albóndigas 

1 kilo de carne picada ibérica fresca Montesierra

1 cebolla

1 ajo

Una cucharada de pan rallado

Dos cucharadas de leche

Un huevo grande

200 gramos de harina

1 litro de aceite suave para freír

Tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Sal, Pimienta y una pizca de perejil en polvo

Para la salsa de tomate 

1, 5 kilos de tomates pelados (pueden ser de lata)

Dos cebollas

Dos pimientos verdes

Tres cucharadas de aceite de oliva

Sal y una cucharadita de azúcar

MODO DE ELABORACIÓN

Como lo que más tardará en esta receta será el tomate que vamos a elaborar artesanalmente, será lo primero que vamos a poner al fuego. Para ello, partiremos las cebollas y los pimientos en juliana y los pondremos a pochar a fuego medio con tres cucharadas de aceite de oliva. Una vez conseguido, añadiremos los tomates y pondremos a cocer a fuego lento durante al menos dos horas hasta que se reduzca bien la salsa.

Mientras que se prepara el tomate, nos vamos con las albóndigas ibéricas. En un bol de tamaño grande, ponemos la carne picada y le añadimos el resto de ingredientes: la cebolla y el ajo muy picados, la sal, la pimienta, el huevo, la cucharada de pan rallado, las cucharadita de leche y el perejil. Removemos bien con las manos hasta que todos los ingredientes queden bien integramos y tengamos una pasta de carne bien compacta para trabajarla.

Una vez lista, vamos a hacer las bolitas. Puedes hacerlas a mano o ayudándote con dos cucharadas, como prefieras. Mientras vamos haciendo cada albóndiga, debemos pasarla por abundante harina creando una película protectora por fuera.

Una vez hechas todas las albóndigas y enharinadas, pasamos a freírlas. En aceite de oliva suave caliente, introduciremos las albóndigas poco a poco hasta que se doren por fuera. Una vez que las vayamos friendo, las vamos colocando en una cazuela, donde terminaremos de cocinarlas con el tomate.

Una vez listas las albóndigas ibéricas, terminamos el tomate. Cogemos la salsa que habrá reducido bastante y pasamos por un colador y un cazo o un mazo de madera, para deshacernos de los trozos indeseados de cebolla y pimiento (esto es opcional, si nos gusta, podemos dejar los trozos en la salsa). Mientras aún está caliente, añadiremos sal al gusto y una cucharada generosa de azúcar, para quitarle la acidez del tomate a la salsa.

Cuando ya tenemos una salsa de tomate fina y sabrosa, la añadimos sobre las albóndigas. Mezclamos bien para que se empapen todas y ponemos durante unos seis minutos a fuego bajo para que se terminen de cocinar las albóndigas y se integren todos los sabores.

¡Y ya están listas para servir! Podemos acompañar de unas patatas fritas caseras o un poco de arroz, perfecto para tomar con la salsa de tomate.

Albóndigas ibéricas Montesierra

EL TRUCO: ALBÓNDIGAS EXTRA IBÉRICAS MONTESIERRA PARA LOS QUE SIEMPRE TIENEN PRISA

Carne Ibérica Montesierra

Albóndigas ibéricas frescas precocinadas Montesierra

Si no tienes mucho tiempo para cocinar en casa pero no quieres perder calidad ni sabor, te animamos a que pruebes las albóndigas extra ibéricas de Montesierra. Las realizamos de forma artesanal y te las vendemos listas para cocinar si que tengas que preocuparte de nada. ¿Te parece buena idea? Puedes encontrarlas en nuestros puntos de venta en Jerez.

 

No Comments Yet.

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *