¿Cómo conservar un jamón ibérico Montesierra en verano?

Ya ha llegado el calor y a las puertas del verano parece que para quedarse. Con las altas temperaturas hay que tener más cuidado con los alimentos en general, ya que son más propensos a deshidratarse y estropearse.

El jamón ibérico no requiere unos cuidados excesivamente complicados, aunque sí debemos saber cómo conservarlo si no lo vamos a consumir enseguida, para preservar intactos su aroma, sabor y textura.

En verano las temperaturas son muy elevadas en el exterior, aunque bien es cierto que en casa tenemos lugares más frescos y secos, como por ejemplo suele ser la cocina. Si tenemos una despensa cerrada, fresca y seca, es perfecta para conservar nuestro jamón en perfectas condiciones. En las despensas no suele entrar nunca el sol, y si mantenemos la puerta cerrada, el microclima interior será perfecto para nuestro jamón, sobre todo si está cerrado todavía.

¿Cómo conservar un jamón ibérico?

Un jamón ibérico cerrado puede conservarse en la misma malla o tela en la que venía envuelto a la hora de la compra y colgado de manera que esté siempre ventilado en un lugar fresco y seco.

Por otro lado, un jamón ibérico abierto debe conservarse con trozos de grasa sobre la parte del corte, de manera que no se seque y con un trapo limpio sobre ellos. Como hemos comentado, la despensa es un lugar estupendo para un jamón abierto, pero si no disponemos de ella debemos buscar un lugar en el que no le de el sol. Quizá pueda ser alguna esquina de la cocina, o encima de algún mueble donde se mantenga lo más fresco posible dentro de las posibilidades.

Es importante recordar que el jamón ibérico no necesita frío. No debemos meter el jamón ibérico en la nevera, ya que la temperatura ambiente es la perfecta tanto para cortarlo como para degustarlo. En el caso de que el jamón ibérico o paletilla esté ya loncheado al vacío, podemos introducir los paquetes en la nevera, aunque será importante sacarlos al menos diez minutos antes de consumirlos, para que alcancen la temperatura ideal tanto para separar las lonchas adecuadamente como para disfrutar de su sabor al cien por cien.

Por lo general, es interesante saber que un jamón ibérico puede estar perfectamente en un ambiente con 25 grados si se va a consumir relativamente rápido. Si por el contrario, vamos a tardar una temporada muy larga en tomarlo, lo recomendable sería mantenerlo aproximadamente entre 14 y 18 grados.

Cortar el jamón ibérico para que no se seque

Plato de loncheado jamón Montesierra

Lo mejor es consumir el jamón o paleta ibérica directamente justo después de cortarlo

Por último, como consejo de corte y consumo es fundamental saber que debemos exponer lo mínimo el jamón ibérico al aire o al sol. Por eso, cuando cortemos las lonchas para consumirlas, éstas deben tomarse lo antes posible y no tenerlas por un prolongado periodo de tiempo en el plato, ya que pierde gran parte de su sabor y de su aroma.

Otro consejo muy útil en esta época es empezar a cortar el jamón ibérico por la parte más estrecha, ya que es la más susceptible de resecarse y endurecerse. Este consejo es muy útil para cuando tenemos un jamón en casa que vamos a tardar en consumir un tiempo.

Con estos consejos, disfrutar del jamón en verano no puede ser más fácil y más delicioso. Los amigos y los ibéricos son una manera perfecta de pasar los días de este verano, ¿no te parece?

 

Posted in Curiosidades and tagged , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.