¿Cómo diferenciar el cabecero de lomo y el lomo ibérico?

A la hora de comprar tus productos ibéricos, ¿sabes diferenciarlos adecuadamente? ¿Sabes lo que te estás llevando? En Montesierra nos encontramos a una gran cantidad de clientes que realmente no saben diferenciar las piezas de cabecero de lomo y aquella que son de lomo. Por eso, ¡hoy os contamos cómo se distinguen!

Lomo embuchado ibérico

La diferencia principal entre ambas piezas es que pertenecen a diferentes cortes del cerdo. En concreto, el lomo ibérico procede del corte del cerdo con el mismo nombre (el corte que está junto al espinazo y se encuentra bajo las costillas). Se trata de una carne magra, de gran calidad.

Lomo embuchado ibérico Montesierra

La carne que se utiliza para elaborar un lomo ibérico procede de cerdos ibéricos y también se regula por la norma del ibérico, al igual que el jamón ibérico. De esta forma, dependiendo del animal y de su crianza, encontraremos lomos ibéricos de cebolomos ibéricos de bellota y lomos 100% ibéricos de bellota.

En Montesierra elaboramos el lomo ibérico a partir del lomo de cerdos ibéricos de cebo y de bellota. La carne se adoba con ingredientes totalmente naturales: pimentón de la vera, orégano, ajo y sal. Luego, se embute en la tripa y se deja madurar durante un periodo de cuatro a cinco meses.

Cabecero de lomo

El cabecero de lomo es una carne diferente a la carne de lomo. El cabecero también es un corte de la parte superior del cerdo, pero se encuentra en la parte más pegada a la cabeza. De esta forma, el cabecero de lomo resulta ser la unión entre la presa ibérica y la carne de lomo.

Cabecero de lomo ibérico

El proceso de adobado y de curación de esta pieza es prácticamente igual que el que se realiza con el lomo ibérico, así como los ingredientes que se utilizan siguiendo también un proceso de maduración y secado de mínimo tres meses.

Como vemos en las imágenes, a la hora de cortar estos embutidos nos damos cuenta de la diferencia que hay entre ambos: la carne es diferente y por ello sabor y textura también lo son. En el caso del lomo, hablamos de una carne con menos grasa de bocado más suave y tierno, mientras que en el cabecero las infiltraciones de grasa son mucho más visibles y la carne resulta algo más dura en boca.

Las piezas también son muy diferentes en cuanto a peso, característica que nace también de los propios cortes del cerdo: los lomos suelen ser mucho más grandes que los cabeceros. Los primeros puede llegar a prácticamente los dos kilos de peso, mientras que los segundos difícilmente llegarán al kilo completo.

¿Cuál es mejor: lomo o cabecero?

Sin duda, ambos productos tienen una gran calidad y son deliciosos, aunque los lomos embuchados ibéricos son claramente los favoritos frente a los cabeceros. Esto se debe a que la carne del lomo se considera noble, mientras que la del cabecero es más grasa.

No Comments Yet.

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *