Presa ibérica de bellota con reducción de moscatel y queso curado

Al periodo de Montanera no le queda mucho, por lo que es hora de disfrutar al máximo la carne ibérica de bellota. ¿Cómo lo hacemos? Con las mejores recetas para cocinar la carne de cerdo de bellota con el máximo sabor.

Hoy os dejamos una receta fácil, sencilla y deliciosa para cocinar la presa ibérica. Para aquellos que no sepan qué es la presa, se trata de una pieza de carne que se encuentra junto a la paleta. De cada cerdo, se extraen aproximadamente dos presas de medio kilo cada una. La pieza es oval y cuenta en su interior con múltiples pequeñas vetas de grasa, por lo que es una carne muy tierna, jugosa y sabrosa que prácticamente se deshace en la boca.

Presa Ibérica Montesierra

La receta de hoy es una receta de contrastes: jugamos con el vino dulce y el azúcar y el queso muy curado, de manera que encontramos una explosión de sabor.

Para empezar debemos preparar los siguientes ingredientes:

- 500 gramos de presa ibérica cortada en cuadrados (unos 2 centímetros)

- 100 militros de moscatel

- 50 mililitros de vinagre de módena

- 3 cucharadas de azúcar moreno

- Sal y aceite de oliva

- Láminas finas de queso muy curado para poner por encima.

- Patatas fritas para acompañar.

¿Cómo hacer esta presa ibérica de bellota con reducción de moscatel?

 Para elaborar esta receta, lo primero que tenemos que hacer es coger nuestros tacos de presa, y echarles sal. Luego, los sellamos en una sartén con aceite de oliva a fuego rápido. No necesitamos que la carne se haga completamente, sólo que se dore un poco por fuera.

Sacamos la carne de la sartén y la retiramos a un plato. En la misma sartén donde la hemos sellado, añadiremos el moscatel, y cuando esté caliente, el vinagre de módena y el azúcar moreno. Dejamos la mezcla en la sartén, dejando que se espese un poco y añadimos la presa. A fuego lento, dejamos que se cocine la carne en la salsa durante unos 10 minutos, para que no se seque y quede jugosa.

Por último, cuando ya hemos emplatado, añadimos las lascas de queso curado para que se derritan con el calor. Para acompañar, podemos poner unas patatas fritas de acompañamiento para redondear.

Los amantes del comer y de la carne de calidad ¡están de enhorabuena! Esta receta queda buenísima, y la textura es única y envidiable. ¿No la vas a probar?

 Imagen: Javier Lastras | Flickr

 

 

0 Comments

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *