¿Qué diferencia un jamón ibérico de bellota de un jamón ibérico de cebo?

Entre un jamón ibérico de bellota y un jamón ibérico de cebo, existen muchas diferencias. Si no estás seguro de lo que estás comprando, en Montesierra siempre puedes preguntar a tu dependiente de confianza para que te asesore y te explique todo lo que necesitas saber. Hoy en este post, además, te damos algunas pistas para diferenciarlos.

La diferencia básica entre un jamón de bellota y un jamón de cebo es básicamente la alimentación que recibe el cerdo ibérico durante su crianza. El jamón ibérico de bellota proviene de cerdos que han sido exclusivamente alimentados con bellotas y hierbas naturales hasta la matanza, mientras que uno de cebo se ha alimentado con pienso, leguminosas y cereales. Además, un jamón ibérico de bellota, proviene de cerdos que han vivido en la dehesa alimentándose de forma natural, mientras que los cerdos de los que provienen los jamones ibéricos de cebo no.

¿Cómo apreciar las diferencias a la hora de comprar? 

Ya a primera vista, hay algunos rasgos en las patas de jamón ibérico que pueden decirnos si se trata de un jamón ibérico de cebo o de bellota. Por ejemplo, las patas de bellota suelen ser algo más alargadas, ya que el cerdo ibérico puro suele poseer un esqueleto un poco más fino y unas patas sensiblemente más alargadas. Además, por otra parte, la pezuña también nos da pistas: en una pata de bellota, la pezuña suele estar más desgastada, debido a sus caminatas por la dehesa.

Jamón Bellota Montesierra

Jamón Ibérico de Bellota Montesierra

Jamón Ibérico de Cebo Montesierra

Jamón Ibérico de Cebo Montesierra

Además de la morfología, el color y la grasa del jamón (antes de abrirlo) también nos da información sobre lo que estamos adquiriendo: la textura de la grasa del jamón de bellota es mucho más suave, y simplemente cuando la tocamos con un dedo se hunde levemente. Por otro lado, si el jamón que estamos examinando tiene color dorado más intenso, también puede ser una señal de que éste ha sido alimentado con bellotas durante su vida.

Por último, el precio también es una de las diferencias más sensibles. El jamón puro de bellota suele ser más caro que el jamón de cebo, ya que tanto las características del animal como su crianza requieren más cuidados y trabajo. Además, la calidad de la carne en sí misma es superior, por lo que también eleva el precio a la hora de comprarlo.

Diferencias de sabor a la hora de comerlo 

La diferencia entre ambos tipos de jamón ibérico es muy clara. En el caso del jamón ibérico de bellota tanto el tipo de alimentación como el ejercicio realizado durante sus paseos en la dehesa favorecen la infiltración de la grasa en la carne, de forma que al cortarlo, podemos observar fantásticas vetas de grasa que ofrecen un sabor mucho más suave y sabroso.

Además, las características organolépticas del jamón ibérico de bellota también son diferentes. En este caso, la grasa del jamón proviene casi al completo de bellotas por lo que ofrecen características parecidas a las del aceite de oliva.

En todo caso, tanto el jamón ibérico de bellota como el de cebo son dos opciones fantásticas, dependiendo de las necesidades que tengamos en cada caso. Además, ambos proceden de cerdos ibéricos, por lo que estaremos asegurándonos un jamón de alta calidad y excepcional sabor: ¿tú con cuál te quedas?

 

2 Comments
  • Sara
    julio 25, 2017

    Es fácil deducir cual es cual, por que a simple vista se ve que en el jamon iberico de bellota en el curado suelta esa graseilla que te deja una sabor de boca único.
    Pero es que no estoy diciendo ningún momento cual es mi favorito.
    A mi parecer los jamones a que saber convinarlos bien.

    • Montesierra
      julio 25, 2017

      Tienes toda la razón Sara, ¡gracias por compartir tu opinión con nosotros! :)

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *