Alargar la vida de un jamón ibérico en perfectas condiciones: ¿es posible?

Los jamones ibéricos deben conservarse alejados de fuertes focos de luz

Cuando compramos un jamón ibérico en casa, generalmente tardamos bastante más en acabar con él que en un restaurante. Por eso, los cuidados deben ser diferentes y más delicados, ya que corremos el peligro de que nuestro jamón o paleta ibérica se sequen: ¿cómo evitamos esto? Sigue estos consejos:

No retires toda la corteza del jamón ibérico

Muchas veces vemos como a los jamones ibéricos cortados por profesionales se les retira toda la corteza y la grasa, ya que se van a cortar en el momento. En el ámbito doméstico no debemos hacer esto, ya que es importante que conserve esa corteza natural que lo mantendrá en las mejores condiciones.

Cuando vayamos a sacar lonchas de nuestro jamón o paleta ibérica, lo que haremos, será cortar alrededor de la zona más próxima, de forma que cuando terminemos, el resto de la pieza quedará bien cubierta.

Corte Martín Hierro Montesierra

Aprovechamos la grasa que nos sobra

Por otro lado, cuando abrimos el jamón ibérico o paleta, debemos también reservar en un plato el tocino que retiramos y no desecharlo, ya que es muy útil para cubrir la parte magra de nuestra pieza una vez que hayamos terminado de lonchear. Así se mantendrá hidratado con su propia grasa.

Cuidado con la luz y la temperatura 

Los jamones ibéricos se curan en pacíficas bodegas en la sierra, ya que son muy delicados. Por ello, cuando los tenemos en casa, debemos intentar mantenerlos lo mejor posible. En primer lugar, es necesario mantenerlos alejados de focos halógenos o focos que desprendan mucho calor. En segundo lugar, debemos mantener alejada la pieza de focos de calor, como por ejemplo radiadores, calentadores, etc. De esta forma conseguiremos conservar tanto el sabor, como el olor y la textura.

Además de ser enemigo del calor, el frío tampoco es muy amigo de los jamones ibéricos. Por ello, no debemos guardar nuestras piezas en la nevera. Lo mejor es dejarlos a temperatura ambiente (más bien fresca, no fría) para no alterar el sabor de la carne. Un lugar ideal para mantener un jamón ibérico es una despensa, que se mantiene siempre fresca y seca y está alejada de olores agresivos y de fuentes de luz.

Jamón Ibérico Loncheado al vacío

Otra forma de mantener bien conservado el jamón ibérico para tomarlo como recién cortado siempre es guardarlo loncheado al vacío.

Si no posees las herramientas adecuadas o quieres comprar un jamón pero no te aventuras a cortarlo porque te da miedo o pereza, puedes contar con profesionales del corte que te lo entreguen totalmente loncheado y aprovechado.

En Montesierra puedes pedirnos que nuestros profesionales loncheen tu jamón y así llevártelo a casa listo para disfrutar. Te aconsejaremos qué pieza es más adecuada para tus gustos y presupuesto y además, te ofrecemos este servicio: ¿no te parece interesante?

Además, si no quieres esperar, siempre puedes conseguir nuestro Lote de Viaje con una paleta ibérica loncheada al vacío:

Paleta loncheada

 

Posted in Curiosidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.