La llegada del otoño y los bocadillos de jamón ibérico

Hemos pasado todo el verano comiendo “bocatas” en la playa, en la piscina o en el campo. Los bocadillos son la comida por excelencia cuando salimos de excursión. Pueden contener de todo: filetes, tortillas, verdura, pescado… Aunque según la página Sportlife, el de jamón ibérico con tomate natural (25%) y el de tortilla de patatas (24%) destacan como los dos bocadillos favoritos, lo que a juicio de los nutricionistas se considera una opción muy recomendable por su importante valor nutricional, sobre todo si después se acompañan con una pieza de fruta.

Por su parte, Carmen Gómez Candela, Jefe de la Unidad de Nutrición Clínica y Dietética del Hospital Universitario La Paz de Madrid, considera que se trata de una receta excelente “por tener todos los beneficios nutricionales del pan junto las proteínas y las excelentes grasas del jamón y las vitaminas del tomate.”

Por eso, aunque haya pasado el verano y no se coma tanto fuera de casa, el bocadillo de jamón ibérico es una estupenda opción para pequeños y mayores durante todo el año. Desayunar un mollete con jamón ibérico y tomate o merendar un bocadillo de jamón es de lo más saludable en detrimento de dulces y bollerías industriales nada nutritivos en incluso perjudiciales para la salud.

Un bocadillo de jamón ibérico hecho con media barra de pan, unos 40 gramos de jamón y un poco de tomate natural tiene unas 400calorías (un cuarto de lo recomendado diariamente). Además, si le añadimos un chorrito de aceite de oliva virgen, elevamos su valor nutricional:

Proteínas: 12,3 gramos
Lípidos: 14,9 gramos
Hidratos de carbono: 38 gramos
Hierro: 2,4 mg
Calcio: 77,8 mg
Fibra: 4,3 gramos 

Para los deportistas, el bocadillo de jamón ibérico con tomate natural, también es una excelente opción. Los deportistas necesitan cubrir, además del gasto normal de nutrientes para el correcto funcionamiento del organismo, un extra que es el destinado al ejercicio. El jamón es ideal en estas situaciones, ya que por ejemplo el ejercicio físico intenso disminuye la absorción de hierro y el jamón aporta hierro de mejor absorción que el de origen vegetal, por lo que además, si va acompañado de vitamina C (tomate o zumo de naanja) se consigue que ese hierro se absorba aún con más facilidad.

Imagen: Scott Kidder

Posted in Curiosidades and tagged , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.