Para los amantes de la sobrasada ibérica… cinco truquitos para disfrutarla al máximo

En Montesierra, además de jamón ibérico, embutidos y carnes ibéricas de primera calidad también producimos otros fantásticos productos ibéricos que están deliciosos.  Un ejemplo es sin duda nuestro morcón de sobrasada.

El morcón de sobrada de Montesierra tiene muchas posibilidades en la cocina y es posible experimentar con ella de una manera sorprendente y con resultados estupendos. Hoy en el blog te ofrecemos algunos consejitos para que disfrutes de tu sobrasada ibérica al máximo siempre.

1) Puedes combinarla con sabores dulces. ¿Te parece una locura? ¡En absoluto! Por ejemplo, las tostadas de sobrasada con miel son muy sabrosas y populares, aunque hay que prepararlas en el momento justo antes de comerlas. Se pueden presentar tanto para un aperitivo como para la merienda. ¡Depende de tu gusto!

2) Como complemento a la carne picada queda perfecta en albóndigas y pasteles de carne. Añadir unas cucharadas de sobrasada a ciertos platos de carne ofrece multitud de matices y una mayor jugosidad a tus platos, sobre todo si estos no llevan demasiados ingredientes. ¡Encontrarás este truco estupendo para potenciar el sabor de una forma natural!

3) A todas horas. La sobrasada se puede tomar en cualquier momento: desde la hora del desayuno hasta incluso para merendar. Como se trata de un embutido muy calórico, durante la cena es mejor degustar otros como por ejemplo el propio jamón ibérico o la caña de lomo.

4) El queso y la sobrasada ibérica se llevan genial. Aunque se puede combinar con cualquier tipo de queso, queda genial con quesos tipo brie o de untar, que refrescan el paladar y complementan el sabor de la sobrasada con un resultado fantástico.

5) En tus platos de verdura. ¿Quieres darle un toque especial a tus verduras? Añade un poco de sobrasada ibérica (en vez de aceite) a tus verduras. Puedes, por ejemplo, hacer un salteado con un poco de sobrasada desmenuzada. ¡Deliciosa!

¿Cómo conservar la sobrasada ibérica?

Aunque no te durará mucho porque toda la familia querrá un poco, la sobrasada ibérica ha de conservarse en un lugar fresco y seco. Esto quiere decir que la alejaremos de los focos de calor y también de los rayos del sol.

El sitio idóneo es la despensa de casa, ya que en la nevera puede secarse un poco, ponerse demasiado dura y perder sabor. De todas formas, si crees que vas a estar mucho tiempo sin consumirla y la metes en la nevera, recuerda sacarla un rato antes para que cuando se vaya a tomar haya alcanzado la temperatura ambiente y podamos disfrutar al completo del sabor y la textura propias de la mejor sobrasada.

Imagen: Juan Antonio Capó/ CC BY-NC

Posted in Curiosidades and tagged , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.