aprovechar huesos de jamón

¿Cómo aprovechar los huesos de un jamón ibérico Montesierra?

¿Eres de los que prefieren aprovechar todo en la cocina? Ahora que acaban las fiestas y los jamones ibéricos se van terminando, es hora de tener en cuenta que los huesos de los jamones y paletas ibéricas no tenemos por qué tirarlos, ya que se pueden aprovechar todavía para hacer muchas recetas y enriquecer platos. Aquí os dejamos algunas ideas de cómo podéis hacerlo.

Conservación de los huesos de jamón ibérico

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que para manipular un hueso de jamón ibérico o una paleta, es conveniente cortarlo en trozos. Podemos hacerlo nosotros si tenemos las herramientas adecuadas, aunque también podemos llevarlos a la carnicería que el carnicero nos lo corte con una sierra especial.

Una vez que tengamos varios trozos de hueso, si no están resecos, podemos congelarlos envolviéndolos con papel de plástico o film o meterlos en una bolsa de congelación al vacío. Se conservarán bien durante un tiempo sin que se pongan rancios.

¿Para qué podemos usar el hueso de nuestro jamón ibérico?

Tanto para el cocido como para otros guisos de legumbres se usan los huesos de jamón para que den sabor  (cuidado con la sal, porque el hueso de jamón sala un poco, de manera que hay que añadir menos) . Además, después podemos desmigar la carne que sale del hueso y añadirlo a los garbanzos o la sopa.

Por otro lado, con una verduras y unos huesos de jamón, se cocina un caldo muy sabroso que podemos utilizar para hacer sopas de arroz o fideos de primer plato. Es muy natural, saludable y muy fácil y rápido de hacer, tanto en olla normal como en olla rápida.

En caso de que optemos por hacer el caldo de huesos de jamón, hay que tener en cuenta que cuando se ponen a cocer, saldrá una espumita blanca al principio de la cocción que hay que retirar, ya que no es bueno y además, estropea el sabor.

 

Los huesos de jamón ibérico también son un método muy natural (mejor que los cubitos) para enriquecer otros platos de arroz, guisos, etc. Además de añadirlos, también es posible hacer una gelatina de jamón. Para ello, introducimos los huesos de jamón en agua y dejamos que hiervan hasta que la textura del agua se convierta en gelatina. Luego podemos guardarla o congelarla en porciones convenientes para su utilización posterior.

Como vemos, los huesos de jamón  ibérico tienen múltiples usos y no es una buena idea tirarlos sin más. Siempre podemos aprovecharlo todo.

Posted in Curiosidades and tagged , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.